El Blog de Pecarí

martes, octubre 31, 2006

El jalogüin vs. la calaverita

Pues estamos en plena época en la que vivos, muertos y misceláneos deambulan pa’ todos lados sin que nadie se percate de quién es quién.
Originalmente le llamábamos a este asunto “día de muertos”, en el que toda la chamacada se disfrazaba y armados con recipientes de plástico en forma de calabaza salíamos a pedir la famosa “calaverita”. Y Pecarí escribe “salíamos” porque incluso ella salía a pedir de puerta en puerta.

Pero los tiempos cambian. Los niños ya no dicen “¿me da mi calaverita?”, en cambio dicen “¿no me da mi jalogüin?”. Es triste. En la página del Dr. Zeuz hay una nota interesante sobre la historia del día de muertos y el Halloween, por lo que ese tema no se tratará aquí. Tal vez juzgar qué es lo correcto o incorrecto o reflexionar sobre lo triste que es perder tradiciones milenarias sale sobrando. Son temas de los que se habla año con año, y sin embargo el hecho es que en las tiendas se venden productos alusivos al jalogüin, y no al día de muertos, y sus ventas cada año son mayores.
Triste, pero cierto.

Pero intentemos dejar de lado lamentables reflexiones. Aunado a las calaveritas, ofrendas y la tragasón del tradicional pan de muerto, están las nunca falladoras fiestas de disfraces. Pecarí todavía no ha decidido qué ponerse pero he aquí algunas ideas:
1) Bruja- éste no es opción, parecería como si fuera un día cualquiera.
2) Cobrador de impuestos- así sí se espanta a todos.
3) French maid (o uniforme de muchacha en color negro y detalles en blanco)- demasiado sugestivo.
4) Enfermera- igual que el anterior.
5) Algún animal- ¿más?
6) Borracho de fiesta- sale muy caro.
7) Teléfono celular- el que llama paga.

Pecarí no siente inspiración para su disfraz.
Muy amable lector, ¿podría recomendar algo bueno?

8 Comments:

Publicar un comentario

<< Home